Periplos del Seminario de Estudios del Performance

Anne W. Johnson* / Adriana Guzmán**

En Diario de Campo, números 6-7, enero-abril 2015

En 2013, tras llamadas y correos-e tan ligeros que parecía que estábamos acordando la hora de salir a comprar el pan, dio inicio una aventura que poco tendría que ver con su convocatoria. En julio, bajo el auspicio de la UAM-Iztapalapa, se congregó un amplio grupo que, en ese primer momento, dio a conocer las pautas y linderos de su trabajo. Los convocados fueron los doctores Antonio Prieto Stambaugh (UV), Gabriela Vargas Cetina (UADY), Steffan Igor Ayora Diaz (UADY), Martha Toriz (CITRU), Elizabeth Araiza Hernández (COL-MICH), Olivia Kindl (COL SAN), Gonzalo Camacho (FNM) y Adriana Guzmán (ENAH), y los tan alegres convocantes Anne Johnson (UAG) y Rodrigo Díaz Cruz (UAM-I).

Periplos del Seminario de Estudios del PerformanceAsí, entre intensidades sobre “represeXacción”, encorporamientos, provocaciones culinarias, teatro, música, danza, cuerpos desgarrados, cómo nombrar a una rosa, hasta las ciencias cognitivas, hicieron aparición. La propuesta que ha conjugado todos estos entrecruzamientos y saberes es el Seminario de Estudios del Performance que, a partir de ese momento, ha mantenido un jugoso intercambio centrado en las riquezas, olvidos, avatares y remolinos de temas, situaciones y vivencias que pueden formar parte de la esponja mutante del performance: lo que éste designa en sus múltiples acepciones y traducciones, lo que es posible considerar a partir de él, las propuestas teóricas que se han construido con su nomadismo, lo que ha estado en el olvido y es menester recuperar, las contradicciones de los saberes en que se asientan las ciencias sociales en general y las artes y la antropología en particular.

Este último punto, universos de opiniones encontradas, fue lo que convocó el Segundo Encuentro del Seminario de Estudios del Performance, que en esta ocasión se realizó en El Colegio de Michoacán. El tema abordado fue “Representación: entendidos y malentendidos”. A mediados de enero de 2014 los convocados observaban que “representación” señala, en principio, una práctica consistente en dar a ver un objeto, cosa o persona ausente y a la vez la acción de mostrar, exhibir en un espacio público el objeto mismo, la cosa misma o la persona misma. Con frecuencia estas dos acepciones, en cierto modo establecidas, se entremezclan y se confunden, provocando diferentes sentidos emergentes. Por ejemplo, una acepción vinculada con la práctica política: representar como el acto que consiste en tomar el lugar de alguien; es decir, hacerse presente la persona virtual o simbólicamente para hablar o actuar en su lugar.

Leer el artículo completo

*Profesora-investigadora, Unidad Académica de Antropología Social, Universidad Autónoma de Guerrero (awarrenjohnson@yahoo.com).
** Bailarina, profesora-investigadora, Escuela Nacional de Antropología e Historia (ariatnamun@hotmail.com)

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*