Una conversación con Magdalena Gómez: de los “usos y costumbres” a los sistemas normativos de los pueblos indígenas

Oscar de Pablo*
Sergio Ramírez Caloca*
En Diario de Campo, números 4-5, septiembre-diciembre 2014

En julio de 2014 conversamos en las instalaciones de la Universidad Pedagógica Nacional, ubicadas en el Ajusco, Distrito Federal, con la maestra María Magdalena Gómez Rivera, quien se ha especializado en derecho indígena. Lo primero que salta a la vista de quien habla con ella es su dominio sobre el tema y sus posiciones, que le permite articular ideas con una claridad notable.

Magdalena Gómez estudió la carrera de derecho en la Universidad Autónoma de Chihuahua, que, según nos cuenta, “era entonces un lugar terriblemente racista”. Así pues, su aproximación al que sería el tema de su vida, el derecho indígena, no comenzó en el ámbito académico, sino en el ámbito laboral, cuando en 1984 se empleó como abogada en el Instituto Nacional Indigenista (INI), dentro del Programa de Liberación de Presos Indígenas. Sobre el modo de funcionar de esa institución en aquella época, la maestra habla con un aprecio no exento de espíritu crítico: “Los conceptos con que trabajaba el INI entonces nos parecerían hoy inadecuados y hasta paternalistas, pero sus trabajadores tenían una verdadera vocación de servicio” (Gómez, 2003).

En 1987 su aprendizaje académico recomenzó cuando el antropólogo Rodolfo Stavenhagen la invitó a sumarse a un seminario sobre antropología jurídica1 como la única abogada del grupo. Este seminario daría como resultado, dos años después, el libro colectivo Entre la ley y la costumbre (1990), al que ella aportó una reflexión sobre su experiencia como asesora en la defensoría jurídica de presos indígenas. “En esa época”, recuerda la maestra, “Rodolfo me solicitó realizar el ejercicio de buscar las menciones de la palabra ‘indígena’ en la legislación mexicana vigente. En ese momento la palabra sólo figuraba en la ley del INI y en un reglamento de la SEP”. Este dato le sirve para ejemplificar cuánto ha avanzado la legislación desde entonces, pese a sus limitaciones. Es decir, ahora hay un uso notable del término “indígena” en la legislación nacional; sin embargo, en la aplicación de la misma se presenta una serie importante de limitaciones.

Ver artículo completo

* Coordinación Nacional de Antropología, INAH (revista.cnan@inah.gob.mx).

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*