La Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial: diez años de aciertos y desafíos

Francisco Javier López Morales*
Edaly Quiroz M.*

En Diario de Campo número 2, abril-junio 2014

Introducción

En octubre de 2003 la XXXII Conferencia General de los Estados-Parte de la UNESCO adoptó la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, luego de un proceso que requirió más de 25 años para que se consolidara un marco de referencia jurídico y vinculante que tuviera como principal objetivo la salvaguardia de ese patrimonio que no se puede tocar, esa in- materialidad presente en sus tradiciones, en el imaginario y cosmogonía de los individuos, grupos y comunidades, y que permite la construcción de los reflejos tangibles y monumentales de lo que constituye su identidad como colectivo.

A una década del logro que significó su firma, como instrumento internacional que resultó de la evolución de las definiciones, concepciones y debates que se suscitaron en el seno de la unesco y de sus diversas convenciones que sobre el tema de cultura existían hasta el momento, es obligado llevar a cabo una meditación profunda sobre los avances, aciertos y desafíos de es- te mecanismo de cooperación internacional.

El proceso que hasta el momento vivimos no está exento de escollos y ajustes en los procedimientos y metodologías que se siguen en la definición de la estructura operativa que posibilita la implementación adecuada de la convención. Las directrices operativas se revisan y ajustan de acuerdo con la experiencia acumulada a partir de la entrada en vigor de la convención en 2006.

Ver artículo completo

* Dirección de Patrimonio Mundial, INAH.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*