Evaluación del sector cultura de la UNESCO: ¿un nuevo enfoque de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial?

Jesús Antonio Machuca*
En Diario de Campo número 2, abril-junio 2014

La evaluación del sector cultura de la unesco, dedicada a la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, a una década de su ratificación, se dio a conocer en octubre de 2013 (UNESCO, 2013b). Este reporte final permite identificar los diversos aspectos que abarca y con los que se relaciona la convención para cumplir sus metas, logros y retos.

La consecución de las tareas y objetivos de la convención, considerada un instrumento internacional relevante, exige un esfuerzo considerable. Este intento implica la creación de un conjunto de condiciones entre las que está la organización de un sistema institucional que funcione de modo permanente, mediante la aplicación de políticas en distintas etapas y ámbitos conexos, en los que participan organismos internacionales, gobiernos nacionales, grupos de expertos, ONG, agentes intermediarios, asociaciones civiles, instituciones académicas y comunidades. Además, requiere poner en práctica diversas formas de intervención en los ámbitos internacional, nacional y local.

Una categoría central

El concepto de “patrimonio cultural inmaterial”, que es el fundamento de la convención, se mencionó por primera vez en la conferencia Mundiacult que se llevó a cabo en la ciudad de México en 1982. Sin embargo, como se señala en el documento, el término no era del todo conocido hace diez años y sólo hasta hoy se le reconoce como parte integral del patrimonio cultural de los pueblos.

Este proceso de difusión y adopción de una noción paradigmática, la cual alude al componente simbólico y a una constitución de identidad que resulta de las aportaciones de la subjetividad, es digno de atención para quienes estudian el fenómeno por el cual el patrimonio, como ha dicho Pierre Nora (2008: 193), “pasó directamente del bien que se posee por herencia al bien que nos constituye”, y propicia que aquello que se conoce en el ámbito cultural se redescubra como algo nuevo o se visualice desde una perspectiva diferente. Sin embargo, esto no se dio de modo gradual y sin resistencias, pues también hay quienes, desde distintas posiciones, disienten con el término o las políticas llevadas a cabo.

Ver artículo completo

* Dirección de Etnología y Antropología Social, INAH(machucaantonio@hotmail.com).

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*